DISTINTOS PUNTOS DE VISTA


 A un tertuliano muy conocido de principios de siglo se le reprochaba haberse casado por interés.
 -¡Que me he casado por dinero! ¡Casado por dinero! 
Quien se ha casado por dinero es mi mujer, que si no llega a tenerlo no se casa.