«El ha estado demasiadas veces en lo que parecía un fatal peligro, como para que ahora nos vaya a atemorizar una nueva prueba. (…) Son imprevisibles las vías por las que la rescata y salva a sus elegidos. A veces, nuestro enemigo se convierte en amigo; a veces se ve despojado de la de mal que le hacía temible; a veces se destruye a sí mismo; o, sin desearlo, produce efectos beneficiosos, para desaparecer a sin dejar rastro.. Generalmente la Iglesia no hace otra cosa que perseverar, con paz y , en el cumplimiento de sus tareas, permanecer serena, y esperar de Dios la

(Newman)