«Una persona no ora ya, porque ya no espera; una persona que se siente segura de sí misma y de su propio poder, no ora, porque sólo confía en sí misma. El que ora, espera en una bondad y en un poder que van mucho más allá de su propia ».

(Card. Ratzinger)