¿Qué es lo que más valoramos en un regalo?, ¿Lo que cuesta económicamente?, o, ¿Lo que representa…?

Una niña en África le dio a su maestra un regalo de cumpleaños. Era un hermoso caracol. La maestra al verlo le preguntó:
– “¿Dónde encontraste este caracol tan bonito?”
 La niña le contestó:
–  “Estos caracoles se encuentran en una playa lejos de aquí”.
La maestra se conmovió profundamente porque sabía que la niña había caminado muchos kilómetros para buscar el caracol. Y le dijo a la niña:
– “No debiste haber ido tan lejos sólo para buscarme un regalo”, le comentó.
 La niña sonrió y contestó:
– “Maestra, la larga caminata es parte del regalo”.
Moraleja: El valor de un regalo, no solo viene dado por el valor material del mismo, sino muchas veces por el esfuerzo personal, que nos supone conseguirlo y el cariño que pongamos en él.
Dios ve el interior de nuestro corazón y el esfuerzo que ponemos por agradarle.