Rafqa en Himlaya (1832-1853)

Rafqa nació en Himlaya, un pueblo en el norte de Metn, el 29 de junio de 1832. Era la única hija de Mourad Saber al-Choboq al-Rayès y Rafqa Gemayel; fue bautizada el 7 de julio de 1832 y recibió el nombre de Boutroussyeh (Pierina). Sus padres le enseñaron a amar a Dios y a orar todos los días.

En 1839, cuando tenía siete años, perdió a su madre, a quien sentía mucho cariño.

Su padre entonces cayó en la pobreza y, en 1843, la envió a Damasco, para servir en la casa de Asaad al-Badawi, quien era de origen libanés, donde permaneció durante cuatro años.

Rafqa regresó a la casa de su padre en 1847 y descubrió que su padre se había vuelto a casar en su ausencia con una mujer llamada Kafa. Tenía entonces quince años; era hermosa, sociable y bondadosa, dotada de una voz melodiosa y una religiosidad profunda y humilde. Su tía materna quería casarla con su hijo y su madrastra con su hermano, y esto provocó un desacuerdo entre ellos. Rafqa se entristeció por esto y decidió convertirse en religioso.

Rafqa en la Congregación de Mariamât (Hijas de María) (1853-1871)

Rafqa le pidió a Dios que la ayudara a cumplir su deseo. Entonces se le ocurrió la idea de ir al convento de Nuestra Señora de la Liberación en Bikfaya, para hacerse religiosa, junto con otras dos chicas que había conocido en el camino.

Al entrar a la iglesia, sintió una alegría interior indescriptible. Una sola mirada a la imagen de Nuestra Señora de la Liberación fue suficiente para confirmar en ella la llamada a consagrarse a Dios: «Te harás religiosa», le dijo una voz en el fondo de su corazón. La Madre Superiora la aceptó sola, sin sus dos compañeras, sin hacerle las preguntas de uso. Rafqa nunca regresará a su hogar. Su padre y su esposa fueron al convento, para tratar de distraerla de su decisión, pero fue en vano. Hizo un año de postulantado y el 9 de febrero de 1855, fiesta de San Marone, tomó el hábito de novicia.

El 10 de febrero del año siguiente (1856), tomó sus votos religiosos, nuevamente en el convento de Nuestra Señora de la Liberación en Bikfaya.

El 1 de agosto de 1858, la joven monja fue enviada al Seminario de Ghazir, en compañía de sor Maria Gemayel. Los padres jesuitas dirigieron ese seminario en ese momento. A continuación, los superiores propusieron dar una educación adecuada a las niñas que desearan ingresar al Mariamât. Además de esta asignación, a Rafqa se le encomendó el servicio de la cocina del seminario. Entre los seminaristas se encontraban, en ese momento, el futuro patriarca Elia Huwayek, el arzobispo Boutros al-Zoghbi y muchos otros.

Durante su estancia en Ghazir, aprovechó los momentos libres para profundizar sus conocimientos de la lengua árabe, la ortografía y la aritmética.

Posteriormente los superiores la enviaron a numerosas escuelas de montaña libanesas, como Beit-Chabab, Choueir, Hammana y otras.

En 1860, Rafqa fue trasladado a Deir al-Qamar, para enseñar el Catecismo a los jóvenes. Los dramáticos hechos que ensangrentaron al Líbano en ese año tuvieron lugar en ese período. Rafqa vio con sus propios ojos el martirio de un gran número de personas. También tuvo el coraje de esconder a un niño bajo su manto, salvándolo de la muerte. Rafqa pasó aproximadamente un año en Deir al-Qamar: luego regresó a Ghazir, pasando por Beyrouth.

En 1862, por orden de sus superiores, Rafqa fue trasladada a la escuela de su congregación en Jbeil, donde pasó un año instruyendo a las niñas y formándolas en los principios de la fe cristiana.

A principios de 1864, se trasladó de Jbeil a Maad a petición del gran benefactor Antoun Issa. Allí permaneció siete años, durante los cuales fundó una escuela para educar a las niñas; en esto la ayudó otra monja.

Rafqa en la Congregación de Monjas Maronitas Libanesas (1871-1914)

1. Al Monasterio de Mar Semaan al-Qarn, Aïtou

Durante su estancia en Maad, durante una crisis que había sacudido a la Congregación del Mariamât, alrededor de 1871, Rafqa entró en la iglesia de San Giorgio y pidió a Dios que la ayudara a tomar una decisión según su voluntad. En esos momentos escuchó una voz que le decía: «Serás monja».

Después de orar con fervor, vio en sueños a San Jorge, San Simeón el Estilita y San Antonio el Grande, padre de los monjes, que le dijeron: «Entra en la Orden de las Monjas Maronitas Libanesas». Antoun Issa la ayudó a trasladarse de Maad al monasterio de San Simeon al-Qarn en Aïtou, donde fue recibida inmediatamente y tomó el hábito de novicia el 12 de julio de 1871. Luego, el 25 de agosto de 1872, hizo su solemne profesión religiosa, y tomó el nombre de Hermana Rafqa, en memoria de su madre, que se había llamado a sí misma Rafqa.

Pasará 26 años en el monasterio de Mar Semaan al-Qarn, Aïtou (1871-1897), siendo un ejemplo vivo, para sus religiosas, en obediencia a las Reglas, asiduidad en la oración, ascesis, abnegación y la trabajo hecho en silencio.

El primer domingo de octubre de 1885, en la iglesia del monasterio, mientras rezaba, le pidió al Señor que la dejara participar en su Pasión redentora. Su oración fue respondida esa misma noche: comenzó a experimentar un dolor severo en la cabeza y pronto sus ojos también se vieron afectados. Todos los tratamientos resultaron ineficaces y se decidió enviarla a Beyrouth para que probara otros tratamientos. Durante el viaje se detuvo en la residencia de los monjes en San Giovanni Marco, en Jbeil, donde fue confiada a un médico estadounidense que, tras visitarla, decidió operarla, pero durante la operación le extrajo accidentalmente el ojo derecho. En Beyrouth, donde estaba alojada en el convento de las Hijas de la Caridad, los médicos la visitaron y lograron detener el sangrado provocado por la operación. Pero la enfermedad pronto también golpeó el ojo izquierdo; Luego, los médicos juzgaron que cualquier tratamiento sería inútil y Rafqa regresó a su monasterio, donde el dolor en sus ojos la acompañó durante 12 años. Sufrió su dolor con paciencia, en silencio, en oración y con alegría, repitiendo continuamente: «En unión con la Pasión de Cristo».

2. En el monasterio de San José al-Daher, Jrabta (1897-1914)

Las autoridades religiosas de la Orden Maronita Libanesa habían tomado la decisión de fundar el monasterio de San José al-Daher, en Jrabta (Batroun), y, en 1897, seis religiosos fueron separados del monasterio de Mar Semaan en Aïtou, para formar el primera comunidad residente en este nuevo monasterio, bajo la autoridad de Madre Ursula Doumith de Maad. Rafqa era parte de este grupo. En 1899 también se apagó la vista en su ojo izquierdo: quedó completamente ciega, inaugurando una nueva etapa de su calvario.

Rafqa vivió la última etapa de su vida ciega y paralítica: los ojos completamente apagados, dolores agudos en las caderas y una debilidad generalizada en todo el cuerpo, a excepción de su rostro, que permaneció luminoso y sereno hasta su último aliento. El fémur derecho se había dislocado y movido; lo mismo se aplica también al fémur de la otra pierna; la clavícula se había dislocado y alojado en el cuello; las vértebras se pueden contar una por una. No le quedaba ninguna parte sana de su cuerpo, excepto las articulaciones de sus manos, que solía tejer, agradeciendo al Señor por evitarle el dolor de tener que quedarse sin poder hacer nada. Su boca alabó al Señor y le agradeció fervientemente por haberla asociado con su Pasión redentora.

Rafqa se durmió en el Señor en olor de santidad el 23 de marzo de 1914, después de una vida de oración, servicio y carga de la Cruz, entregándose a la intercesión de María, Madre de Dios, y de San José. Fue enterrada en el cementerio del monasterio.

El 10 de julio de 1927, sus restos mortales fueron trasladados a un nuevo sepulcro, en un rincón de la iglesia del monasterio, y esto tras la presentación de su causa de beatificación, el 23 de diciembre de 1925, y al inicio de la investigación sobre el reputación de santidad, 16 de mayo de 1926.

Su Santidad el la declaró Venerable el 11 de febrero de 1982; fue beatificada el 17 de noviembre de 1985 y declarada un ejemplo a imitar en su devoción al Santísimo Sacramento para el año jubilar de 2000.