Me valió la “penica”

Aprender de los defectos. Contentarse con poco. Guardar la vista.

Un obrero, trabajando en un andamio vio pasar una rubia de las guapas.

Ahí fue cuando cayó del andamio.

Poco después su foto aparecía en el periódico La Verdad de Murcia, con varias vendas y huesos rotas.

Se le veía con media sonrisa y con la rubia, que había ido a visitarle.

Como pie de foto se leía su comentario cuando vio a la rubia en el hospital:

– Me valió la “penica”