«La observancia de la Ley de Dios, en determinadas , puede ser difícil, muy difícil: sin embargo, jamás es imposible. Ésta es una enseñanza constante de la tradición de la Iglesia, expresada así por el Concilio de Trento: Nadie puede considerarse desligado de la observancia de los , por muy justificado que esté; nadie puede apoyarse en aquel dicho y condenado por los Padres: que los mandamientos de Dios son imposibles de cumplir por el hombre justificado. Porque Dios no manda cosas imposibles, sino que, al mandar lo que manda, te invita a hacer lo que puedas y pedir lo que no puedas y te ayuda para que puedas. Sus mandamientos no son pesados, su yugo es suave y su carga ligera».

(Veritatis Splendor, n. 102)