LA PRUDENCIA de LOPE DE AGUIRRE


VIRUTAS DE MADERA PRECIOSA:
Si no sabes consolar, al menos no hagas sufrir.

Prudencia 

SENDER, R. J. La aventura equinocial de Lope de Aguirre 
Llegaba una nube de mariposas de la otra orilla del rio. 
En aquel lugar, el Amazonas tenía una anchura de más de seis leguas y los soldados miraban la nube, que parecía una enorme mancha solar flotando en el aire. 
Predominaban en ella dos colores: rojo y gris. 
Volaban ya fatigadas, según se podía ver, y Elvira y el paje Antoñico que solían fijarse en aquellas cosas de la naturaleza se decían: “No llegarán”. Elvira repetía: “Seguro que no llegan”. 
Se dolía de la suerte de aquellas lejanas mariposas que ponían en el aire un inmenso reflejo flotante que hacía que las brisas cambiaran de color.

 Seguramente habían salido de la otra orilla empujadas por algún céfiro y contaban con llegar al otro lado, pero perdieron la brisa a la mitad del camino y no podían más. 

Lope dijo: – Viven tan poco tiempo que no llegan a tener expeeriencia verdadera de nada y no pueden aprender lo que es la distancia entre dos orillas. 
Otros seres tenían no sólo alguna inteligenncia sino experiencia también. 
Pero no las mariposas que vivían tres o cuatro días. 
En ese tiempo ¿qué podrían aprender? 
La nube luminosa fue bajando y por fin, la mayor parte cayó en el agua. 
Iban las mariposas tan cerca unas de otras que el río, en un espacio de más de mil quinientas varas, cambió de color y parecía que habían puesto sobre él un tapiz de seda. 
En aquél momento se levantó otra vez la brisa y algunas mariposas, que no habían tocado aún el agua, volvieron a elevarse pero carecían de fuerzas y fueron a caer un poco más adelante. 
Lope sonreía un poco dolido. 
“Así son las personas –decía entre dientes–, se equivocan en problemas de altura y distancia”. Vicente Huerta Solá