Miramos las cosas tal y como es nuestra predisposición. Por eso la oración es muy importante para dar una visión «» a nuestras vidas. Si no fuera así acabaríamos con una visión demasiado carnal…