«El acto más elevado y fecundo de libertad humana reside antes en la aceptación que en el dominio. El hombre la grandeza de su libertad cuando transforma la realidad, pero más aún cuando acoge confiadamente la realidad que le viene dada día tras día. (…)

Quien desea acceder a una libertad interior, debe entrenarse en la serena y gustosa aceptación de multitud de cosas que parecen ir en contra de su libertad.

Aceptar sus limitaciones personales, su , su , esta o aquella que la vida le impone, etc.: algo que cuesta mucho hacer, porque sentimos un rechazo espontáneo hacia las sobre las que no ejercemos nuestro control.

Pero la verdad es ésta: las situaciones que nos hacen crecer de verdad son precisamente aquéllas que no dominamos«.

(Jacques Philippe, «La libertad interior», p. 30)