El hombre que se cayó encima de un cordero

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Una vida salvada por un cordero

En la fachada de una Iglesia en
Inglaterra, se puede ver esculpida una figura de un cordero, y hay una
historia verídica que lo explica.

Es como sigue:

Muchos años atrás,
cuando aquella iglesia se estaba edificando, un obrero que estaba
trabajando sobre un andamio, a gran altura del suelo, se retiró un poco
para ver el efecto de su obra; pero fue más allá del borde del andamio y
cayó al suelo.

Sus compañeros viéndolo caer de tan grande altura lo
dieron por muerto.

Sin embargo con gran sorpresa le vieron levantarse y
retirarse al parecer completamente ileso. Uno de los compañeros fue tras
él para acompañarle a su casa.

– Di, Tomás, ¿qué fue lo que te salvó
la vida? – fue la inmediata pregunta de su camarada. – Pues mira, fue
ese cordero.

Y era la verdad.

Precisamente en el lugar de la desgracia
estaban paciendo algunas ovejas con sus corderos, y el hombre había
caído encima de un corderito.

Murió al instante el cordero pero la vida
de¡ hombre fue salva.

-¡Tomás, -dijo su amigo, si no hubieras caído
encima de este cordero, te hubieras matado! ¿qué hubiera sido de tu
alma?

-¡Ah! dijo el hombre- lo que me ha sucedido hoy me ha abierto los
ojos. Veo que no merezco otra cosa que la ira de Dios.

– Es cierto –
respondió su amigo -. Pero puedes dar gracias a Dios de que hay otro
cordero que libra de la muerte.

Toda la ira que merecen tus pecados cayó
sobre Jesús, “el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo”
sufriendo la muerte de cruz.

El murió para que tu pudieses vivir. Se
esculpió en la piedra un cordero, como recuerdo del suceso; y por muchos
años, después, cuando aquel hombre veía aquel cordero, le recordaba el
día que se salvó de dos muertes.

La manera como había sido salvo en su
accidente fue un ejemplo de la única manera que podía ser salvo de la
muerte eterna. Desde aquel día confió en Cristo como el verdadero
Cordero de Dios, como su Salvador, y podía decir:
– “El me amó y se dio a
sí mismo por mí”

Nosé, no sé… Dios o Riquezas…

____________$$$__________$$$_________

En cierta ocasión,
la casa de la moneda estadounidense lanzó por error una serie de monedas
con la inscripción “In Gold We Trust” ( Creemos en el oro ) en lugar de
la inscripción “In God We Trust” (Creemos en Dios)

Más anécdotas: