Excusas útiles y otras historias

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

EXCUSAS ÚTILES PARA LA OFICINA. 
 Siempre se ha hecho así. No sabía que lo necesitara con tanta urgencia. Nadie me dijo que lo hiciera. Estaba esperando su permiso. ¿Cómo iba a saber que esto era diferente? Este es su trabajo, no el mío. Espera hasta que vuelva el jefe y pregúntale.
Sigue con otras historias jocosas… Sinceridad: Toda la verdad sobre el atropello y Soberbia: Vanidad femenina

Soberbia: Vanidad femenina

La señora, algo nerviosa pero muy halagada, dice a su marido: “- No te des la vuelta, ni vayas a hacer algún escándalo, Poseidón, pero el elegante caballero que está en aquella mesa no me ha quitado la vista ni un momento”.
“- Lo conozco – responde el marido sin dejar de comer -. Es un anticuario”
 
 
Sinceridad: Toda la verdad sobre el atropello
Un hombre se encuentra con un amigo y ve que el coche de su amigo está destruido y cubierto de hojas, hierba, fango y sangre. Le pregunta a su amigo, “¿Qué le pasó al coche?”
“Bueno,” le responde el amigo, “atropellé a un abogado”.
“Eso explica la sangre,” dice el hombre, “..¿pero cómo es que también está cubierto de hierba, hojas y fango?”
“Bueno, tuve que perseguirlo un poco por el parque.”
 


Más contenido: