«Discutir con un hombre que ha renunciado al uso y la de la razón, y cuya filosofía consiste en despreciar a la , es como administrar la medicina a los muertos o tratar de convertir a un ateo por las Escrituras».

Thomas Paine