Un oso cristiano (Ateísmo, evolución, existencia de Dios…)

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Estaba un hombre, que siempre había alardeado de su ateísmo delante de sus amigos, paseando por el bosque y deleitándose del paisaje, pensando lo inteligente que era la naturaleza, y como la evolución había llegado a semejante perfección en la naturaleza, mientras discurría en sus pensamientos evolucionistas, oyó un ruido detrás de unos árboles y se asustó, pensando que podría ser una alimaña…

Surgió de repente entre los árboles un oso pardo, dispuesto a atacarle, el oso ya estaba sobre él, sujetándolo fuertemente con su pata izquierda y con la otra intentando agredirlo ferozmente.

 En ese mismo momento,  instintivamente se pone a rezar…
– ¡OH Dios mio!
Entonces el tiempo se detuvo. El oso quedó sin reacción. El bosque se sumergió en el silencio. Hasta el río paró de correr

A medida que una luz clara brillaba, una voz venía del cielo diciendo:

– “Tú negaste mi existencia durante todos estos años, enseñaste a otros que yo no existía y redujiste la creación a un accidente cósmico. ¿Esperas que ahora sea yo quién te ayude a salir de ese apuro? ¿Puedo creer que realmente tienes fe en mí?”

El ateo miró directamente hacia la luz y dijo:

– “Sería, de hecho, hipócrita por mi parte, pedir que de pronto me trates como a un cristiano, pero. tal vez… ¿puedas volver al oso cristiano?”

– “Muy bien” -dijo la voz.

La luz desapareció. El río volvió a correr y los sonidos del bosque retornaron.

Entonces, el oso recogió las patas, hizo una pausa, bajó la cabeza y habló:

 – “Señor, bendice este alimento que ahora voy a comer. Amén”.

 

Más anécdotas: