Hay una cualidad poco y apreciada en la red. Es la virtud de la pobreza, que busca contentarse con lo que basta para pasar una vida con lo y sin señales extraordinarias de heroísmo. Es un freno al tsunami consumista, al ansia de gasto, al acaparar en exceso.