El milagro aprobado consiste en la curación instantánea de Antonio Jesús Sedano Madrid, de 76 años, de un tumor maligno de piel junto al ojo derecho, en el año 2002. Ser declarado beato es la segunda etapa para la santidad, para la que el Papa tiene que reconocer dos milagros.

Guadalupe Ortiz de Landázuri nació en Madrid en 1916 y estudió Ciencias Químicas en la Universidad Central de su ciudad natal y fue una de las cinco mujeres de su promoción. También fue profesora de Física y Química en el colegio de las Irlandesas y en el Liceo Francés de la capital.
A comienzos de 1944, a través de un amigo, conoció al fundador del Opus Dei, san Josemaría Escrivá, y entró a formar parte de la obra primero en Madrid y luego en Bilbao, sobre todo dedicándose a la formación de los jóvenes.

Trabajó en funciones de apostolado del Opus Dei en México de 1950 a 1956. Ese año se estableció en Roma, donde colaboró con san Josemaría. Después de dos años, por motivos de salud, se trasladó a España y retomó la enseñanza y la investigación científica. Como consecuencia de una enfermedad del corazón falleció en Pamplona a los 59 años.

El papa ha aprobado el milagro para declarar beata a la científica española Guadalupe Ortiz de Landázuri (1916-1975), miembro del Opus Dei. La decisión del pontífice, «un paso que le acerca a los altares», se produjo tras un encuentro con el prefecto de la Congregación para la causa de los santos, el cardenal Angelo Amato.

Para saber más de Guadalupe Ortiz de Landázuri