Sistemas para ser puntual (Puntualidad)


Origen
del despertador

El primer sistema para despertarse a una hora determinada fue inventado
por los griegos hacia el año 250 a.C. Consistía en un pájaro mecánico
que sonaba cuando la marea subía de nivel. El despertador tal y como se
conoce hoy fue inventado por el relojero Levi Hutchins de
Nuevo Hampshire, EEUU, en 1787. Hasta entonces la gente era despertada
por el sol pero el relojero se despertaba a las cuatro de la madrugada,
hora en la que aún no ha salido el sol. Hutchins colocó una palanca en
el número cuatro para que, cuando la manecilla marcase esa hora, sonase
una campana.

Continúa la anécdota con dos citas citables de categoría…

Un poeta francés (Nicolas Boileau-Despréaux):


“Procuro ser siempre muy puntual, pues he observado que los defectos de
una persona se reflejan muy vivamente en la memoria de quien la espera”

Una Ley de Murphy dice lo siguiente: Si llegas puntual no habrá nadie para comprobarlo pero, si un día llegas tarde, todo el mundo estará esperándote.