Esta pobreza de espíritu está muy relacionada con aquella «santa » que proponía , en la cual alcanzamos una hermosa libertad interior.

Ser pobre en el corazón, esto es santidad.