«Felices los pobres de espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos»

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Esta pobreza de espíritu está muy relacionada con aquella «santa indiferencia» que proponía san Ignacio de Loyola, en la cual alcanzamos una hermosa libertad interior.

Ser pobre en el corazón, esto es santidad.

Más anécdotas: