Un amor has tenido conmigo y me has besado, María. Es lo que yo quiero hacer ahora; darte un besito. Un cariñito de niño desorientado, perdido. Porque te necesito, por que eres mi Madre. Dame motivos para que puedas hablar bien de mi en Su Presencia. Quien diga que los católicos adoran a la Virgen, no dice la verdad.