Tentación de comprar… 

En el escaparate de una peletería: «A la compradora de este abrigo de pieles le obsequiamos con un tubito de pastillas tranquilizantes para su marido». (pobre…) 
A Dios lo que es de Dios… 
No se verá en muchos sitios lo que se leía en aquel Restaurante: Inscripción en un restaurante: «Se puede pagar a plazos. Tenemos plena confianza en Dios. Pero los demás pagan al contado».

Desapego de nuestras cosas 

Se encontró una pulsera de oro y no la devolvió. 
En la pulsera ponía: «TUYA PARA SIEMPRE». 
O de aque otro que, por no dar, no daba ni la mano. 
 Ahorrar sin liarse. 
Ahorro, como la pérdida de peso, tiene solución clara: gastar menos. 
Letrero en la autopista: 
«Los que estén a favor del ahorro de combustible, que levanten el pie derecho». 
Optimismo: 
¡qué piso! «Piso todo confort. Una habitación. Retrete. Escalera. Cerillas. Sin persianas. Escasas goteras. Poquísimas grietas. Ventanuco a patio interior. Olor no desagradable. Cama con jergón. Mesilla de noche y mesilla de día. Papel higiénico a convenir. Absoluta reserva. Nada de intermediarios. Guía telefónica. Llamar al teléfono 091». (Anuncio que pasaba de mano en mano en la Cárcel de Fontcalent, Alicante.) 
 La enfermedad purifica al hombre En el diagnóstico de un enfermo ponía: «… Nada de ir al fútbol, nada de ir a los toros, nada de ver la tele y procure divertirse lo más que pueda». 
 Proverbios chinos 
Si no quieres que nadie se entere, no lo hagas. (Proverbio chino) 
Disfruta hoy, es más tarde de lo que crees. (Proverbio chino) 
Si tienes un problema que no tiene solución, ¿para qué te preocupas? Y si tiene solución, ¿para qué te preocupas? (Proverbio chino) 
 El clavo que sobresale siempre recibe un martillazo. (Proverbio chino) 
Procura que tus palabras sean mejor que el silencio. (Proverbio chino)