Cuentan que en la hubo una vez una extraña . Fue una de herramientas para arreglar sus diferencias. El ejerció la presidencia, pero la asamblea le notificó que tenia que renunciar. ¿La causa? ¡Hacía demasiado ruido! Y además se pasaba el tiempo golpeando. El martillo acepto su culpa, pero pidió que también fuera expulsado el tornillo, dijo que había que darle muchas vueltas para que
sirviera de algo.

Ante el ataque el tornillo aceptó también, pero a su vez pidió la expulsión de la lija. Hizo ver que era muy áspera en su trato y siempre tenia fricciones con los demás. Y la lija estuvo de acuerdo, a que fuera expulsado el metro que siempre se la pasaba midiendo a los demás según su medida, como si fuera el único perfecto.

En eso entro el carpintero, se puso el delantal e inicio su trabajo.

Utilizo el martillo, la lija, el metro y el tornillo. Finalmente la tosca madera inicial se convirtió en un bonito mueble.

Cuando la carpintería quedo sola, la asamblea reanudo la . Fue entonces cuando tomo la palabra el serrucho, y dijo:
¿Señores, ha quedado demostrado que tenemos defectos, pero el carpintero trabaja con nuestras . Eso es lo que nos hace valiosos. Así que no ya en nuestros puntos malos y concentrémonos en la utilidad de nuestros puntos buenos?

Continúa con la de la asamblea en el taller

La asamblea encontró entonces que el martillo era fuerte, el tornillo unía y daba fuerza, la lija era para afinar y limar asperezas y observaron que el metro era preciso y exacto. 
Se sintieron entonces un equipo capaz de producir muebles de calidad. Se sintieron orgullosos de sus fortalezas y de trabajar juntos. 

¿Ocurre lo mismo con los seres humanos?

Es fácil encontrar defectos. tonto puede hacerlo, pero encontrar cualidades, eso es para los espíritus superiores que son capaces de inspirar todos los éxitos humanos. Cuando tratamos con sinceridad de percibir los puntos fuertes de los demás, es ahí donde florecen los mejores logros humanos.