Niños especiales. Atención a la diversidad.

El huevo vacío. 

Jeremy nació con un cuerpo deforme y una mente lenta. 
A la edad de 12 años
estaba todavía en segundo de primaria, pareciendo ser incapaz de aprender. 
Su
maestra, Doris Miller, a menudo se exasperaba con él. Podía retorcerse en su
asiento y soltar gruñidos y otras veces hablaba de manera clara y precisa, como
si un rayo de luz penetrase en la oscuridad de su cerebro. 
La mayor parte del
tiempo, sin embargo, Jeremy simplemente irritaba a su maestra.

Un día llamó a sus padres y les pidió que fueran a verla para una tutoría. 
Cuando los Forrester entraron en la clase vacía, Doris les dijo: “Lo que
realmente necesita Jeremy es una escuela especial. No es bueno para él estar
con niños menores que no tienen problemas de aprendizaje. 
Hay una diferencia de
cinco años entre su edad y la de los otros escolares.” 
La Sra. Forrester
sacó un pañuelo de papel y lloró quedamente, mientras su marido hablaba:
“Srta. Miller, no hay escuelas de ese tipo en las cercanías. Sería un
terrible shock para Jeremy si tuviésemos que sacarlo de esta escuela. Sabemos
que realmente le gusta estar aquí.” 
Doris permaneció sentada un largo rato
después de que se hubiesen marchado, mirando fijamente la nieve a través de la
ventana. Su frialdad parecía filtrarse hasta su alma. Quería simpatizar con los
Forrester. 
Después de todo, su único hijo tenía una enfermedad terminal. Pero
no era justo mantenerlo en su clase. 

Ella tenía otros 18 niños a los que dar
clase y Jeremy era una distracción para ellos. Además, él nunca aprendería a
leer y escribir, así que ¿para qué perder más tiempo intentándolo? 

Continúa la emocionante historia…

Mientras ponderaba la situación, un sentimiento de culpabilidad se apoderó de ella. “Aquí estoy, protestando, cuando mis problemas no son nada comparados con esa pobre familia”, pensó. “Por favor, Señor, ayúdame a ser más paciente con Jeremy.” 

Desde ese día, intentó duramente ignorar los ruidos de Jeremy y sus miradas vacías. 
Un día, Jeremy se dirigió hasta su mesa, arrastrando tras de sí su pierna mala: “Te quiero, Srta. Miller”, exclamó lo bastante fuerte para que la clase entera lo escuchase. 
Los otros estudiantes soltaron risitas ahogadas y Doris enrojeció. Balbuceó: 
“¿Co-cómo? Eso es muy bonito Jeremy. A-ahora vuelve a tu sitio, por favor”. 

Llegó la primavera, y los niños hablaban animadamente de la llegada de la Pascua. 
Doris les contó la historia de Jesús, y para enfatizar la idea del nacimiento a una nueva vida, dio a cada uno de los niños un gran huevo de plástico. 
“Ahora quiero que os lo llevéis a casa y que lo traigáis de vuelta mañana con algo dentro que signifique una nueva vida ¿Lo habéis entendido?”. 
“Sí, Srta. Miller”, respondieron entusiásticamente los niños (todos excepto Jeremy). Él la escuchó dando muestras de estar comprendiendo lo que decía. Sus ojos no dejaron de estar fijos en su cara. Incluso ni hizo sus ruidos habituales. 
¿Había entendido el chico lo que ella había explicado sobre la muerte y resurrección de Jesús? ¿Había entendido la tarea asignada? Tal vez debiera llamar a sus padres y explicarles a ellos el proyecto. 
Esa tarde, el fregadero de la cocina de Doris se atascó. Llamó a su casero y esperó durante una hora a que viniera y lo desatascara. Después tuvo que ir a la tienda a por la compra diaria, planchar una blusa y preparar un examen de vocabulario para el día siguiente. 
Olvidó por completo llamar a los padres de Jeremy. A la mañana siguiente, 19 niños llegaron a la escuela, riendo y hablando mientras dejaban sus huevos en la gran cesta de mimbre sobre la mesa de la Srta. Miller. Tras acabar su lección de matemáticas, llegó el momento de abrir los huevos. 
En el primer huevo, Doris encontró una flor. “Oh, sí. Una flor es ciertamente un signo de nueva vida. Cuando las plantas asoman de la tierra, sabemos que ha llegado la primavera”. Una niña pequeña en la primera fila agitó su brazo. “Ese es mi huevo, Srta. Miller”, dijo. 
El siguiente huevo contenía una mariposa de plástico, que parecía muy real. Doris la mantuvo en alto: “Todos sabemos que una oruga cambia y se transforma en una bonita mariposa. Sí, también es nueva vida”. La pequeña Judy sonrió orgullosa y dijo, “Srta. Miller, ese es mío”. 
En el siguiente, Doris encontró una roca con musgo. Explicó que ese musgo también significaba vida. Billy alzó la voz desde el fondo de la clase: “Mi papá me ayudó”, dijo sonriente. 
Entonces Doris abrió el cuarto huevo. Sofocó un grito. El huevo estaba vacío. Con toda seguridad debe ser de Jeremy, pensó, y naturalmente, él no había entendido sus instrucciones. Si no hubiese olvidado telefonear a sus padres… Para no hacerle pasar un mal rato, con cuidado puso el huevo a un lado y alcanzó otro. 
De pronto Jeremy dijo: “Srta. Miller, ¿no va usted a hablar de mi huevo?”. Doris replicó confusa: “Pero Jeremy, tu huevo está vacío”. 
Él la miró fijamente a los ojos y dijo suavemente: “Sí, pero la tumba de Jesús también estaba vacía”. El tiempo se paró. Cuando pudo hablar de nuevo, Doris le preguntó: “¿Sabes por qué estaba vacía la tumba?”. “Oh, sí. A Jesús lo mataron y lo pusieron dentro. Entonces su Padre lo elevó hacia Él.” 
La campana del recreo sonó. Mientras los niños corrían animadamente hacia el patio del colegio, Doris lloró. 
La frialdad de su interior se desvaneció por completo. 
Tres meses más tarde, Jeremy murió. Aquellos que fueron al tanatorio a expresar sus condolencias, se sorprendieron al ver 19 huevos sobre la tapa de su ataúd. Todos ellos vacíos.