Sinceridad
(con Dios) 

     Te había pedido
la pureza con estas palabras: dame pureza y castidad, pero no me las des ahora.
Tenía miedo de que me oyeras demasiado pronto, y de que desapareciera la
enfermedad de mi sensualidad demasiado temprano; prefería darle un desahogo, en
vez de apagarla.

      
(Sinceridad con Dios… Querer sin querer)

San
Agustín

Confesiones
8, 7.

sinceridad

Cuando
el narrador es fiel, eterna e inquebrantablemente fiel a la historia, al final
es el silencio quien habla. Cuando la historia ha sido traicionada, el silencio
no es más que vacío. Pero nosotros, los fieles, cuando hemos dicho nuestra última  palabra, oímos la voz del silencio.

Isak
Dinesen