La Confesión sacramental sólo puede realizarse así:
perdón a Dios por los pecados o faltas cometidas culpablemente, de tú a tú (personal), estando presente el fiel delante de un sacerdote que te oiga () y sin ningún tipo de exposición pública (secreta).
5 son las condiciones para confesarse bien: 1. Examen de conciencia (repasar lo que debemos acusar), 2. Dolor de los pecados (Por ser Dios bueno y nosotros no corresponderle) 3. de la enmienda (decisión de poner los medios para no volver a caer) 4. Decir los pecados al confesor (todos los mortales, en número y especie o tipo diferente) 5. Cumplir la que impone el confesor.
Si un fiel lo sigue tiene la seguridad del perdón de Dios. Y eso ¡qué paz da!

Así lo aclaran los obispos : No vale por , ni por
Continúa en Leer más…

Los Obispos peruanos aclaran que la confesión por internet no es válida

Lima, 17 mar (EFE).- Las confesiones por internet no son válidas porque para recibir este es «» la física del creyente y la de sus culpas al sacerdote en persona, afirmó la Conferencia Episcopal Peruana.
El de obispos peruanos precisó en un comunicado que «en ningún caso, la acusación íntegra de los pecados graves o la de un sacerdote lejano, son consideradas válidas por la ».
La nota señala que se hace la aclaración luego de diversas informaciones difundidas por algunos programas de en las que se daba cuenta de un portal de Internet dedicado a la confesión de los fieles como una moderna ofrecida por la Iglesia.
Los obispos recuerdan que la confesión, penitencia o reconciliación «es el sacramento instituido por Nuestro Señor para borrar los pecados cometidos después del ».
El comunicado recoge la declaración del Pontificio Consejo para las Comunicaciones que dice «no existen los sacramentos en Internet; e incluso las experiencias religiosas posibles ahí por la gracia de Dios son insuficientes si están separadas de la del mundo real con otras de fe».
El documento titulado «La Iglesia e Internet» del 22 de febrero de 2005 también señala que «la virtual no sustituye la presencia real de Cristo en la , ni la realidad sacramental de los otros sacramentos, ni tampoco el culto compartido en una humana de carne y hueso». EFE