Perder 38 toneladas de peso

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, promedio: 4,20 de 5)
Cargando…

El Museo Reina Sofía pierde una escultura de 38 toneladas de peso Un problema de examen de conciencia, de tener listo el inventario, de contar lo que tenemos; de tener la cabeza en lo que nos falta. E incluso de que esa casa tenga dueño… 08:34:32 – 18/01/2006Vocento VMT -Ni en Registro ni en Gerencia del…
Leer anécdota


No quiero ir al médico, por si me descubre algo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Mi padre no quiere ir al médico. Parte de las fuerzas de argumentación de la familia van a tratar de doblegar su férrea voluntad. Y esto nos pasa a cada uno: que nos encariñamos con nuestros defectos, pecados e imperfecciones y los adoptamos como propios. De ahí el rechazo al examen de conciencia. Una anécdota…
Leer anécdota


Atento a esa rata que se cuela por la ventanilla…

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

El examen de conciencia es una actividad aconsejada por sacerdotes y psicólogos. Y por padres y esposas… por los que nos quieren. El asunto es no dejar resquicios ni ventanas abiertas por donde se nos puedan colar “ratas”. Por que es por descuido por donde se viene luego lo peor… (pulsa leer más…) LADRONES USAN…
Leer anécdota


Sobre la Confesión Sacramental por Internet

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 1,00 de 5)
Cargando…

La Confesión sacramental sólo puede realizarse así:Pidiendo perdón a Dios por los pecados o faltas cometidas culpablemente, de tú a tú (personal), estando presente el fiel delante de un sacerdote católico que te oiga (auricular) y sin ningún tipo de exposición pública (secreta). 5 son las condiciones para confesarse bien: 1. Examen de conciencia (repasar…
Leer anécdota


Ser consciente de nuestros errores

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

No es fácil aprender a hacer el examen de conciencia. Tendemos a pensar que no fallamos, que vamos más o menos bien, con frecuencia. Sigue… Un cura esta dando misa y va a empezar la homilía: – Hermanos, hoy vamos a hablar de la mentira y de los mentirosos. ¿Cuántos de vosotros recordáis lo que…
Leer anécdota


La vida es una Gynkhana

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 1,00 de 5)
Cargando…

Cómo usar nuestros puntos fuertes en beneficio propioConocerse es el primer paso: a través de un riguroso examen de conciencia, determinar nuestras debilidades y nuestras habilidades. Luego se espera que el uso de nuestras fortalezas sea oportuno y prudente, insistiendo tenazmente, a la persona adecuada, en el momento ideal. Podemos sorprendernos del resultado, ya que…
Leer anécdota


No bajar la guardia

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Vigilancia siempre No hay que relajarse: siempre acecha el peligro, y salta cuando uno menos se lo espera. Hay toda una farmacopea para eso: en el plano social, los más próximos deberían poder corregirnos (una vez que les hayamos enseñado cómo); en el plano espiritual, a través del examen de conciencia; en el religioso, a…
Leer anécdota


El cuadro del abuelo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Juan fue a unos ejercicios espirituales (o curso de retiro). Llegó y después de esos días de oración y de examen intenso, llamó a sus amigos universitarios para tomarse una cerveza y compartir sus pensamientos: Chicos, he hecho un motón de examen estos días y he tomado una decisión drástica y valiente; debéis cambiar todos……
Leer anécdota


Piel fina

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Obedecer es una muestra de fortaleza de carácterLa práctica frecuente del examen de conciencia nos ayuda a tener sensibilidad, para dar importancia a lo pequeño. La conciencia que tiene la “piel fina” es más humana, más delicada; tanto como la piel de un bebé, que nota el vuelo de un mosquito. En comparación con la…
Leer anécdota


Tener localizado al enemigo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Gran error: no tener localizados a nuestros enemigos; fiarnos del amigo equivocado; confiar en el traidor… Todo ello es un peligro del que no podemos huir completamente. Es bueno, sin embargo, ser prudentes y saber dónde nos movemos y quien odia a nuestro alrededor.Continúa con la anécdota que le sucedió a Winston Churchill la primera vez…
Leer anécdota


El ciego que no se conocía

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Ciego total Qué peligroso es andar por el mundo sin conocerse o sin aceptarse… MAYENCE (ALEMANIA).- Un hombre ha sido arrestado por conducir borracho, aunque deberían haberle detenido simplemente por conducir: resulta que el individuo en cuestión, además de haberse bebido una cosecha entera ¡es ciego! Continúa la anécdota y unos consejos del millón… Una…
Leer anécdota


Una fortuna sin saberlo (conocimiento propio, examen, autoestima)

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Apreciar lo que tenemos. Es conocido el dicho de que uno aprecia lo que pierde. Pero es mejor fijarse en lo que se tiene. La envidia es mala consejera y fijarse en lo bueno de los demás no debe llevar a compararnos para buscarles los fallos. Quizá sea mejor conocernos a través del examen de conciencia,…
Leer anécdota


El tiempo no soluciona los problemas

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Son muchos los que confían en que el tiempo arregla las cosas. Pero todos acabamos obteniendo la certeza de que hay que enfrentarse con el mal, atajarlo y vencerlo. Luego, efectivamente, el tiempo cura las heridas, que acaban cicatrizando. Por ejemplo: – Pasar página en la vida (ese regalo del cielo) sólo es posible enfrentándose…
Leer anécdota


¿Y tú a quién disparas? (examen de conciencia)

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

¿A quién *** estamos disparando, Sargento?   Una famosa frase de Irak, recogida en un no menos conocido reportaje sobre la guerra en esa región dolorida. Las tropas, hartas de esperar a un enemigo que se hallaba haciendo vida normal y en su casa, se inventaban un enemigo y disparaban… Con la importante maquinaria mediática…
Leer anécdota


Señores, nos estrellamos en dos minutos…

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

SIEMPRE ES UN BUEN MOMENTO PARA HACER UN EXAMEN DE CONCIENCIA. No hay que esperar al tsunami. Cuentan que desde el momento en que se produjo un terremoto en Sevilla los sacerdotes salían a la calle y se formaban colas para confesarse. Ahora relatamos un “toque de atención” que sirvió para que 270 pasajeros hicieran…
Leer anécdota


SI PUDIERA VIVIR OTRA VEZ

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

SI YO TUVIERA MI VIDA PARA VIVIRLA DE NUEVO – por Erma Bombeck   (escrito después que ella descubriera que se estaba muriendo de cáncer).    Me habría ido a la cama cuando estaba enferma en vez de creer que la tierra se detendría si yo no estaba  en ella al día siguiente Hubiera encendido la vela rosada en…
Leer anécdota


EL ÁRBOL DEL AYUNTAMIENTO

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

    En la Plaza del Ayuntamiento había un árbol que se le caían las hojas y por ello recibía todo tipo de cuidados por parte de los encargados. Entre otras cosas lo regaban con especial atención. Como el problema no mejoraba se decidió enviar las hojas a un laboratorio, contestaron diciendo: a este árbol le…
Leer anécdota


ejemplo práctico de EXAMEN DE CONCIENCIA

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Examen de conciencia-Conoc.propio —¿Busco mi alabanza o que agradezcan mis servicios? —¿Pueden encargarme lo que sea, con la confianza de que lo llevaré a cabo y daré cuenta sincera, sin disculpa, de cómo lo he cumplido? —¿Vivo la caridad, el cariño, también en los ratos de descanso? —¿Mortifica mi palabra a los demás, por ser…
Leer anécdota