Es así de sencillo:

1.   Miles de chicos a las chicas, y luego… desaparecen, sin dejar rastro.

2.   Las chicas se quedan vacías, sin billete de retorno.

3.   Después acuden al «manimonio«, ellos y ellas, con la ilusión un poco baja.