«Las creencias autodestructivas indudablemente condicionan la manera en la cual enfrento las dificultades»

«Siempre hay un dolor en una pérdida»

«Perder es dejar algo «que era», para entrar en otro lugar donde hay otra cosa «que es». Y esto «que es» no es lo mismo «que era».»

«Los duelos… duelen. Y no se puede evitar que duelan.»

«Las cosas que uno deja siempre tienen que elaborarse»

«Siempre tiene uno que dejar atrás las cosas que ya no están aquí, aun cuando de alguna forma sigan estando»

«Que el presente sea aun mejor que el pasado no quiere decir que yo no tenga que elaborar el duelo»

«Hay que aprender a recorrer este camino, que es el camino de las pérdidas, hay que aprender a sanar estas heridas que se producen cuando algo cambia, cuando el otro parte, cuando la situación se acaba, cuando ya no tengo aquello que tenía o creía que tenía o cuando me doy cuenta de que nunca tendré lo que esperaba tener algún día»

«Debemos renunciar a lo que ya no está, y que eso es madurar»

«Como dice en Melancolía y duelo, la del duelo es un trabajo… un trabajo. El trabajo de aceptar la nueva realidad»

«Aceptación: Que quiere decir dejar de pelearme con la realidad que no es como yo quisiera»

«El proceso de aceptación empieza, como todos, en la retirada»

«Las acciones que contribuyen al desarrollo de los demás quedan marcadas como huellas doradas…»

«El Dios en quien yo creo no nos manda el problema, sino la fuerza para sobrellevarlo. HAROLD S. KUSHNER»

«Todos los terapeutas del mundo estamos de acuerdo en que la posibilidad de encontrar una forma de expresión de las vivencias internas ayudará a quienes están transitando por este camino a aliviar su dolor»

«El dolor de la pérdida no tiene tanto que ver con el no tener, como con la situación concreta del mal manejo de mi impotencia, con lo que el afuera se ha quedado, con esa carencia de algo que yo, por el momento al menos, no hubiera querido que se llevara»

«¿Cuánto puedo yo disfrutar de algo si estoy cuidando que nada ni nadie me lo arrebate?»

«Lo que sigue a aferrarse siempre es el dolor»

«No hay forma de disfrutar si estoy escapando obsesivamente del sufrimiento»

«La manera de no padecer «de más» no es no amar sino que es no quedarse pegado a lo que no está»

«Vivo comprometidamente cada momento de mi vida, pero no vivo mañana pensando en este día de ayer que fue tan maravilloso.»

«Porque mañana debo comprometerme con lo que mañana esté pasando para poder hacer de aquello también una maravilla»

«La solución es estar comprometidamente mientras dure, y comprometidamente salirte cuando se terminó»

«El tema está en mi apego, en mi manera de relacionarme con mis deseos. El problema es no saber entrar y salir de las situaciones. No poder aceptar la conexión y la desconexión con las cosas. No haber aprendido que el obtener y el perder son parte de la dinámica normal de la vida considerada feliz.»

«Aprender a enfrentarnos con las pérdidas desde un lugar diferente»

«La posibilidad de valorar el recorrido a la luz de lo que sigue»

«Es horrible admitir que cada pérdida conlleva una ganancia»

«Es mi responsabilidad enriquecerme al despedirlas»

«La existencia es tan solo una mezcla extraña de finales y principios. Y las despedidas mucho más un tema de la vida que de la muerte»

«El sufrimiento siempre es enfermo. Es como volverse adicto al malestar, es como evitar lo peor eligiendo lo peor.»

«El dolor conecta con un sentimiento: la tristeza.»

«Este es el coraje, esta es la fortaleza de la madurez, saber que puedo afrontar todo lo que me pase.»

«El duelo es el doloroso proceso normal de elaboración de una pérdida, tendiente a la adaptación y armonización de nuestra situación interna y externa frente a una nueva realidad.»

«Elaborar el duelo significa ponerse en contacto con el vacío que ha dejado la pérdida de lo que no está, valorar su importancia y soportar el sufrimiento y la que comporta su ausencia»

«Un duelo se ha completado cuando somos capaces de recordar lo perdido sintiendo poco o ningún dolor. Cuando hemos aprendido a vivir sin él, sin ella, sin eso que no está. Cuando hemos dejado de vivir en el pasado y podemos invertir de nuevo toda nuestra energía en nuestra vida presente y en los vivos a nuestro alrededor.»

«Recordá que el peor enemigo en el duelo es no quererse»

«Los malos momentos vienen por sí solos, pero es voluntaria la de buenos momentos. Empezá por saber con certeza que hay una vida después de una pérdida, prestale atención a las señales y oportunidades a tu alrededor»

«Confiá en vos por encima de todas las dificultades, y si lo hacés te garantizo que no te defraudarás. El pensamiento positivo te transforma siempre en tu propio entrenador.»

«Aceptá lo de la pérdida»

«Puede dañarte mucho seguir esperando lo que nunca sucederá» 

«Entender con el corazón en la mano que el amor no se acaba con la muerte»

«El corazón herido cicatriza abriéndose a los demás» 

«Nos damos cuenta de que las cosas no van a volver a ser como eran y no sabemos con certeza pronosticar de qué manera van a ser»

«Discriminarse de la persona que se murió, separarse, diferenciarse, asumir sin lugar a dudas que esa persona murió y yo no. Quiere decir que el muerto no soy yo. Quiere decir, la vida terminó para ella o para él, pero no terminó para mí. Quiere decir resituarse en la vida que sigue»

«Seguir llorando aquello que no tengo me impide disfrutar esto que tengo ahora»

«Si de noche lloras porque el sol no está, las lágrimas te impedirán ver las estrellas. »

«Si no sabés qué decir, no digas nada».