Había una vez una tortuga que vivía en el océano pacífico y que se llamaba Tortugullín. Era muy buena nadando y buceando, y le encantaba bucear en busca de comida.

Un día, hubo un huracán en el océano. Las hermanas de la tortuga estaban atrapadas con sus caparazones, pero Tortugullín sabía cómo liberarlas. Nadó en medio de la tormenta y se sumergió en el agua hasta encontrarlas. Agarró a una de ellas por el y la arrastró hasta un lugar seguro, y luego hizo lo mismo con las demás. Luego corrió de vuelta a su casa para advertir a los que no se habían refugiado en sus caparazones del peligro que corrían si no lo hacían inmediatamente.