Cuando los padres son empáticos y responden con prontitud a las necesidades de sus hijos, estos van desarrollando una seguridad básica (porque aparecen cuando los necesitan) y, así, van mostrando más seguridad para alejarse de ellos y explorar ambientes nuevos (porque sienten que tienen una base segura).

& (Felicidad compartida: Guía práctica para una vida en pareja)