«En cambio, quien atentamente la ley perfecta de la libertad y persevera en ella -no como quien la oye y luego se olvida, sino como quien la pone por obra- ése será bienaventurado al llevarla a la

Santiago 1. 25. (Sagrada Biblia: Universidad de Navarra)