Un simpático chiste de viernes…
Pregunta un familiar al médico con problemas de dicción: 

– ¿Cómo está el paciente?

– Zá muedto.
– No me joda…
– Ni mejoda ni mejodadá: ta muedto he dicho.