“Hija mía. ¿Sabes quién eres tú y quién soy yo? No hay mayor que saber esto. Tú eres la que no es. Yo soy el que es”

(Palabras que escuchó de Cristo)