Cuando se le preguntaba a san Francisco de Sales donde había encontrado a Dios,
decía allí donde me deje a mi mismo; y allí donde me encontré a mi mismo, perdí
a Dios.

 

Don Vital LehodeyEl santo abandono, pág. 103.