Deja tu carga

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Cuentan que un hombre caminaba por un larga calle de
piedra. Este hombre cargaba un saco con rocas del río para hacer un
arreglo en su casa a varios kilómetros. En ese momento un camión le
alcanzó y ofreció llevar, pero dado que los asientos de adelante iban
ocupados, debería ir en el cajón. Para el hombre no hubo problema en
aquel acuerdo y subió al auto. El hombre que conducía notó, viendo por
el espejo, que aquel hombre a pesar de ir en el cajón del auto,
continuaba con su saco a cuestas, y así lo hizo hasta llegar a su casa.
Saben, nosotros nos parecemos al hombre de esta historia.
Tenemos cargas, dolores, penas, rencores o malos recuerdos en nuestras
vidas. Llega Jesús y nos ofrece ayuda y la aceptamos, pero seguimos
cargando aquello a pesar de la ayuda. Confiamos y no confiamos, creemos
pero dudamos, aceptamos pero condicionamos. Dios no tiene límites, y si
bien es cierto, parece tonto lo que el hombre de la historia hizo, es
lo que muchos hacemos diariamente. Por eso muchos que dicen confiar en
Jesús no sienten su carga liviana y no parecen tener descanso. Entrega
tus penas a Jesús, y deja de cargarlas en este día, te sentirás mejor y
Jesús estará encantado en ayudarte.

Más anécdotas: