“Manuel llevaba meses sin que le movieran de la cama, en el segundo piso del “pabellón de sucios”. ( … ) Un enfermero se percató de que Manuel, en su forzada postura, sólo podía la desnuda pared de enfrente con la ventana, y encuadrado por ella, un rectángulo de cielo. Propuso acercar la cama al ventanal y un espejo inclinado permitir a Manuel que pudiese ver lo que ocurría en el patio, y tener así alguna . Interrumpió Manuel: Por favor, no se moleste, no hace falta. Dios es tan bueno que hace que de vez en cuando vea pasar un pájaro.”

(Juan A. Vallejo-Nágera, “Concierto para instrumentos desafinados”, El autor habla de un enfermo incurable y en situación muy dura, del que no oyó nunca salir una queja, y que siempre encontraba una frase para eludir la compasión)