SE OYE CON FRECUENCIA eso de que SI DIOS EXISTE Y ES TAN BUENO como deja que ocurra….

lo que sea que pase y parezca horrible.
O lo que es igual: si Dios existe, entonces me tiene que hacer esto y lo otro…
Muchas otras anécdotas e historias han mostrado la respuesta a la primera situación.
Hoy ésta habla de la segunda: tentar a Dios, que es muy distinto a pedirle algo, si es su voluntad.

Un hombre fue devorado por un león del zoo de Kiev después de que se introdujera en la jaula al grito de «Dios me salvará, si existe», según informó el lunes un funcionario del zoo.

El hombre gritó «Dios me salvará», mientras bajaba por una cuerda para colarse en el recinto.

Al llegar, se quitó los zapatos y se acercó a los leones.
Entonces, «un león fue directamente hacia él, lo derribó y y le cortó la arteria carótida», precisó.
El suceso tuvo lugar el domingo por la tarde cuando el zoo estaba atestado de visitantes.
Trompazo mortal
No es la primera vez que alguien fallece por acercarse demasiado a un animal salvaje.
En noviembre del año pasado, un hombre en el parque natural de Paharghomia, en la India, murió tras recibir el trompazo letal de un fiero elefante.

Evangelizar a un león
De igual modo, en abril de 2004, un hombre se plantó delante de un león africano del zoo de Taipei y comenzó a gritarle: «¡Jesús puede salvarte!, ¡Ven y muérdeme!«.Entonces, el león se levantó y le mordió en la pierna derecha.
En esta ocasión, el predicador consiguió salvar su vida.
Extraído de aquí.