“Confiad a su intercesión maternal y eficacísima -Ella es la suplicante, que obtiene de Dios todo lo que implora- la hasta el fin, hasta la vida eterna, de todos y cada uno de los de nuestra familia sobrenatural”.