Colocando

Cómo templar el acero

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Lynell Waterman cuenta la historia del herrero que, después de una juventud llena de excesos, decidió entregar su alma a Dios. Durante muchos años trabajó con ahínco, practicó la caridad, pero –a pesar de toda su dedicación-, nada parecía andar bien […]


Las Grandes Rocas en la Jarra

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Hace algún tiempo estaba leyendo acerca de un experto en temas de administración del tiempo. Un ida este experto estaba hablando a un grupo de estudiantes y busco algo que les quedara por siempre a estos jóvenes. Se paro enfrente […]


Sólo lo sabrá si se lo dices

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Hoy ofrecemos la historia de un chico que cubrió el coche de su chica con 2000 mensajes de amor en post-it. Y esa fue la manera de que ella se enterara de lo suyo. Lea el relato de la anécdota… […]


Humor de santo. Anécdotas de San Josemaría

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (16 votos, media: 4,94 de 5)
Cargando…

El buen humor de un hijo de Dios   “Has de procurar que, donde estés, haya ese «buen humor» -esa alegría-, que es fruto de la vida interior”. [i]  El buen humor es estabilidad en el estado de ánimo, es […]


NO TOMARSE DEMASIADO EN SERIO

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Reírse de su sombra Como es conocido, tuvo una diabetes “mellitus” muy intensa, con altas cifras de glucosa en sangre.  No solía hacer referencia a las graves molestias que le causaba esta enfermedad; en cambio, no perdía oportunidad para tomársela […]


COLOCANDO «EL» SERMÓN

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

VIRUTAS DE MADERA PRECIOSA: A VECES casi preferiría que me qui­taran años enteros de mi vida a que me arrebatasen un solo instante de mi existencia.  COLOCANDO «EL» SERMÓN Un predicador no sabía más que un sermón y lo pronunciaba […]