Ponerse en ocasión de hacer el mal es ya hacerlo

¿Pero cómo puede el deseo de conocimiento llevarnos por mal camino? San Agustín cuenta la historia de cómo su amigo Alipio asistió a los juegos de gladiadores en Roma, y estaba decidido a cerrar sus ojos en el momento de la muerte del perdedor. Había decidido que incluso si sus amigos habían traído su cuerpo…
Leer anécdota


Adornarse con plumas ajenas

  Los Goles de ZarraEl abulense Pepe Canto (Cantito) fue novillero estimable durante la década de los años cuarenta del siglo pasado y vistió dignamente luego el traje de plata.En su primera etapa profesional fue a debutar a la plaza de toros de Bilbao una tarde en que se jugaba en Lisboa un partido de…
Leer anécdota


La fan sorda

Conocerse para estar ubicados. Necesitados de orejasLa concesión de orejas en el espectáculo taurino es sinónimo de triunfo. Cuantas más pelúas, que decía aquel, mejor. Generalmente, éstas son pedidas para el diestro de turno…pero lo inusual es que se pidan para …¡ un subalterno!Este es el caso de banderillero de Huelva apodado “Redondo”. El peón mantenía…
Leer anécdota


Ser madre y gata a la vez

La gata tenía dos gatitos pequeños que estaban empezando a comer. Un día, mi padre observó que traía en la boca algo que parecía un animal, pero se trataba de un animal muy raro porque por un lado se veían plumas y por el otro un rabo largo desprovisto de plumas. La gata llegó, soltó…
Leer anécdota


Morir con espectáculo

El martirio ha sido y sigue siendo el querer de Dios para algunos hijos suyos. Algunos, más bien, pocos.Lo que el Señor quiere y espera de la mayor parte de sus hijos cristianos es la fidelidad al deber de cada instante. Más que morir por Dios, se trata de vivir para Dios. “Martirio es el…
Leer anécdota


El Gigante Egoísta (Óscar Wilde)

Oscar Wilde ( Irlanda: 1854-1900), El gigante egoísta Cada tarde, a la salida de la escuela, los niños se iban a jugar al jardín del Gigante. Era un jardín amplio y hermoso, con arbustos de flores y cubierto de césped verde y suave. Por aquí y por allá, entre la hierba, se abrían flores luminosas…
Leer anécdota