Historias de Alejandro Magno

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (14 votos, promedio: 4,14 de 5)
Cargando…

Son muchas las historias, anécdotas y leyendas que se cuentan de Alejandro. Son anécdotas que nos muestran, de cierto modo, el carácter de Alejandro, su forma de ser y de pensar. Anécdotas que nos muestran su vida, historias que nos enseñan y señalan su alma. Una de las primeras cinco o seis anécdotas que aquí…
Leer anécdota


Pocos días de trabajo al año

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

LA LEY DEL…¿TRABAJO? Las cuentas son claras:El año tiene 365 días de 24 horas, de las cuales 12 están dedicadas a la noche. Esto hace un total de 182 días dedicados a dormir o descansar; por lo que tan solo nos quedan 183 días hábiles. ¿Dónde estará el truco o falacia de esta anécdota de…
Leer anécdota


Alejandro se asegura de que no le mimen (sobriedad, desprendimiento)

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Lujos que me encadenan… La historia de Alejandro: cómo se guardaba del lujo…El tener una madre que ponía un cocinero esmeradísimo, una mujer que cuida cada detalle hasta el mimo del paladar, una vida regalada no es un lujo… es un obstáculo hacia el éxito. Al menos así lo veía un grande entre los grandes:…
Leer anécdota


EL PROBLEMA INSOLUBLE

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Encontrarse con un problema insoluble es lo que lo hace más digno de estudio. Estudiar los problemas es una parte importante de la prudencia. Ofrecemos a continuación una anécdota de Alejandro Magno. La anécdota se refiere a la del caballo Bucéfalo.  Resulta que un buen día un tesalio llevó ante Filipo (el padre de Alejandro)…
Leer anécdota


PACIENCIA; PREGUNTAS CLAVE

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

El hombre debe ser siempre pa­ciente como Hillel, y no irritable co­mo Sammay.  En cierta ocasión dos amigos se apostaron lo siguiente:  «El que consiga impacientar a Hillel re­cibirá del otro cuatrocientos dena­rios.»  Uno dijo: «Yo lo conseguiré.» CONTINÚA LA ANÉCDOTA DE PACIENCIA DEL RABÍ… Era aquel día víspera de sábado y Rabí Hillel se…
Leer anécdota