Resultados de la búsqueda para: Moix Terenci



MÓN MASCLE (MOIX TERENCI)

Un jove cantant de renom internacional és raptat per uns emmascarats en una ciutat egípcia i traslladat a un territori mític, exuberant de fantasia i colossalisme, on la crueltat és l'única conducta possible. Allà s'erigirà en príncep d'aquesta civilització insòlita i haurà de cenyir-se als seus costums, per no ser considerat feble i indigne pels seus súbdits. Un text barroc, fantàstic i al·lucinant amb una crítica subjacent als fenòmens polítics i socials de nostre temps. Segons Juan Bonilla, Món Mascle té una finalitat diàfana: «el dibuix d'una societat totalitària on la repressió és fonamental, la llibertat una heretgia i els sentiments una debilitat que condemna aquell qui es permet el luxe de tenir-ne».

TERENCI DEL NIL . VIATGE SENTIMENTAL A EGIPTE (MOIX TERENCI)

La primera incursió de Terenci Moix en la literatura de viatges, Terenci del Nil, constitueix també una personalíssima manera d?abordar-la. Allà on se li aconsella que expliqui l?Egipte posterior a la Guerra dels Sis Dies, Moix escriu un viatge sentimental a l?Egipte dels faraons, mitificat en la seva infantesa a través, sobretot, del cinema de Hollywood. Un viatge a Egipte, en paraules seves, per retrobar certes parts de si mateix.

MIS INMORTALES DEL CINE. HOLLYWOOD, AÑOS 30 (TERENCI MOIX)

El mundo del cine ha ejercido siempre una gran fascinación sobre Terenci Moix, y en la serie de semblanzas publicadas en la revista "Blanco y Negro" ha explicado magistralmente, con un gran conocimiento del tema y también con su característico humor, el sentido profundo de esta mitología popular gracias a la cual las estrellas de Hollywood han alcanzado un simulacro de inmortalidad en el recuerdo de todos.

NO DIGAS QUE FUE UN SUEÑO (MARCO ANTONIO Y CLEOPATRA) (MOIX, TERENCI)

Novela de amor, sobre fondo histórico, No digas que fue un sueño arranca de una situación de intenso dramatismo. Una mujer egregia llora su luto de amor en una barca que remonta el Nilo. Es la reina Cleopatra, que ha sido abandonada por su amante, el romano Marco Antonio. En el corazón de ambos, se debaten todos los conflictos del amor y la pasión, que culminarán con nuevos encuentros, encaminados a un destino fatal.No digas que fue un sueño es una novela sobre todas las fases del amor, enmarcada en un período histórico apasionante: los estertores del Egipto amenazado por el imperialismo de la todopoderosa Roma. Pero es, sobre todo, un intento de reivindicar la figura de una de las mujeres más fascinantes de la historia: la reina Cleopatra Séptima.Desfigurada a menudo por el cine, Cleopatra se erige en esta novela como un personaje original y contradictorio. Ya no es la típica devoradora de hombres, sino una mujer cultivada, maternal, enamorada y, sobre todo, entregada por completo a la política. A su alrededor, los avatares de una ciudad mítica: Alejandría. Y las ruinas de un Egipto que va pereciendo.A través del amor de Antonio y Cleopatra, el autor presenta un retablo preciosista de la antigüedad clásica, haciendo viajar al lector a Atenas, Roma, Antioquía, Judea y, por supuesto al Alto Nilo. Entre otros muchos personajes, aparecen Totmés, joven sacerdote de Isis, Cesarión, el hijo de Cleopatra y Julio César, Octavio Augusto, el implacable caudillo romano decidido a convertirse en dueño del mundo, y Octavia, su noble hermana, ejemplo de dedicación y entereza. Con estos personajes, la historia y la ficción se dan la mano para presentar un espléndido retablo sobre el amor, la muerte y la caída de los imperios, temas muy caros al autor.