Bea está de mal humor. No le gusta la lluvia y ahora está lloviendo a cántaros. Y Guille, su hermano pequeño, quiere jugar con ella. Los hermanos pequeños siempre andan molestando. Pero lo que pasa es raro: mamá riñe a Guille y este pide perdón a Bea ¿Por qué le cuesta tanto decir «Te perdono»?

Si encuentra un error, resáltelo y presione Shift + Enter o click here para informarnos.