Otto no es un niño como los demás. Es un rey con su trono, su armadura y su castillo con pasadizos secretos y todo. ¡Ah, sí!, y también tiene de vecino al hombre más terriblemente malvado del universo… Nadie diría que esto puede dar pie a una trepidante aventura repleta de acción, chocolatinas y cocodrilos voraces…, ¿o sí?