Al Internado Sharlok Home ha llegado un niño muy especial. Le encantan las matemáticas, es muy observador y no puede evitar contar todo cuanto ve. Es tan tímido que cuando le dicen algo abre los ojos, se queda inmóvil y explota como una palomita de maíz… «¡PLOP!»

Si encuentra un error, resáltelo y presione Shift + Enter o click here para informarnos.