San José fue el testigo más privilegiado de la Redención después de su esposa, la Virgen María. Muchos tienen -y han tenido- por él una gran . En estas páginas proponemos la que le profesó Escrivá.