Bea no para de dibujar. Lo dibuja TODO. ¡Es una artista! Pero cuando su vecina y mejor amiga Ivón se va a vivir ¡nada menos que a !, las cosas cambian, y también los dibujos de Bea… Porque ¿puede haber algo peor que perder a tu mejor amiga? Pues sí: ¡que a su casa se mude un monstruo! Una historia divertida, fresca e imaginativa sobre la y la familia que hará que a los lectores les entren ganas de coger un lápiz y contar su propia vida en dibujos.