Este libro refleja cómo no es un mito, ni una idea abstracta cualquiera. Es un hombre que vivió en Palestina, en el siglo I, en un contexto religioso y social concreto. Los hechos de su existencia, la judía en la que creció, los lugares y caminos que recorrió durante algo más de treinta años se pueden indicar con gran precisión. Los evangelistas ponen sumo interés en narrar con toda y los hechos y palabras del Señor y nos ayudan a conocer y amar la figura siempre nueva de Cristo.