LA CONCIENCIA, MEDIDA DEL BIEN Y DEL MAL

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

VIRUTAS DE MADERA PRECIOSA:

 
No quieras imitar a nadie. No intentes caminar y trabajar con las herramientas de los demás. Toda la felicidad del mundo está en tus manos.

Un reo llama desde la cárcel a los agentes que lo detuvieron para darles las gracias

Un delincuente habitual de L’Escala (Alt Empordà) se ha entregado a los Mossos y ha confesado que había perpetrado siete robos con fuerza en domicilios de esta localidad para que la policía lo encarcelara y poder así dormir.

Continúa

Los Mossos no salían de su asombro tras oír las razones que habían llevado a este caco a entregarse, pero más atónitos se quedaron cuando, después de ingresar en prisión preventiva, el delincuente les telefoneó a comisaría para darles las gracias.
Extraído de aquí.

Es el PODER DE LA CONCIENCIA,  un altavoz divino para reconocer el mal y buscar el bien. Este fenómeno, que experimentamos todos, no lo explicó Einstein.
Es el campo de la filosofía, la Moral y la sicología. También de la teología. He aquí explicaciones expertas.

1. ¿Qué es la conciencia? La conciencia es un juicio de la razón por el que el hombre reconoce la bondad o maldad de un acto. Por ejemplo dice: “soy consciente de que este detalle con mis padres es bueno”.
2. ¿Qué se necesita para tener conciencia? Para emitir un juicio de conciencia sobre el bien-mal de un acto, se necesita una inteligencia que juzgue, y un conocimiento previo que sea la base en que se apoya este juicio moral. Algo similar sucede cuando el entendimiento dictamina sobre la verdad de algo. Por ejemplo, al escuchar: “las vacas vuelan”, la razón emite un juicio inmediato que dice: “falso”. Este juicio está basado en el conocimiento previo de vacas y vuelo.
3. ¿Cuál es la base de apoyo para la conciencia? El juicio de conciencia se basa en el conocimiento de la naturaleza humana y de lo que le conviene. Esta sabiduría se adquiere de dos fuentes:

  • Por un lado, la propia naturaleza humana reclama un modo de actuar que suele llamarse ley natural. El Creador nos ha hecho de una determinada manera y está grabado en el hombre un conocimiento básico de lo que está bien o mal.
  • Además, el Señor ha querido manifestar claramente lo que nos conviene, y disponemos de los diez mandamientos y las enseñanzas de Jesucristo, que ayudan a formar la conciencia.

4. ¿Cómo formarse bien la conciencia? El juicio moral de la inteligencia se hace más certero si el hombre obtiene más conocimientos de las dos fuentes anteriores.

  • Para conocer mejor la naturaleza humana irá bien fomentar el deseo de buscar la verdad y de obrar bien. También esto último, pues a base de obrar mal la inteligencia se malacostumbra y pierde claridad de juicio.
  • Para aprender o recordar las enseñanzas de Jesucristo, habrá que acudir a medios de formación cristiana: charlas, homilías, cursillos, libros, etc.
  • Para la aplicación práctica de esos conocimientos, irá bien escuchar el consejo de personas buenas y entendidas.

5. ¿Conviene tener una conciencia bien formada? Es importante distinguir el bien del mal, para acertar en lo que conviene hacer. Los grandes criminales tienen la conciencia deformada y se dice de ellos que son hombres sin conciencia.

6. ¿Cualidades de la conciencia?

  • La conciencia no crea la ley, sino que aplica la ley de Dios al caso concreto.- El hombre no inventa el bien-mal, sino que juzga basado en la ley natural grabada en su naturaleza. Un carterista puede autoconvencerse de que robar es bueno, pero no lo es. Simplemente se equivoca.
  • La conciencia es inseparable de los actos humanos.- Se llaman actos humanos a los voluntarios y libres, y por tanto conscientes. Conscientes de su bondad sensible -me gusta- y de su bondad moral -me conviene-.
  • La conciencia instruye sobre el bien y mueve a obrar.- El juicio de conciencia es práctico: esto lo puedo o debo hacer; esto lo debo evitar. Y se adquiere experiencia.
  • La conciencia aprueba o reprende.- El juicio de conciencia es principalmente anterior a la acción, para obrar o no. Pero una persona continúa reflexionando después de actuar, con un dictamen de aprobación y paz si se obró bien, o de inquieto rechazo si se obró mal. Por esto el hombre tiene responsabilidad ante sí mismo.

6. ¿Libertad de las conciencias? Se debe respetar la libertad de las conciencias, pero esto no significa que la conciencia sea independiente de la ley divina. En este campo la libertad consiste en ausencia de coacción al buscar la verdad, pero no independencia respecto a la verdad. Una persona puede convencerse de que robar es bueno, o de que no existe Pekín. En ambos casos obra libremente pero no acierta con la verdad -moral o geográfica- (relativismo).

7. Un terrorista asesina de acuerdo con su conciencia. ¿Por qué hace mal?No hace mal por seguir su conciencia, sino por haberla deformado hasta ese punto. (En realidad ante casos tan antinaturales, la conciencia sigue protestando y el terrorista debe doblegar su propio pensamiento cada vez que actúa).

Extraído de aquí.

Más anécdotas: