“Ha algo sobremanera , pero que en verdad era naturalísimo: de puro mostrarse abiertos mundo y vida al hombre mediocre, se le ha cerrado a éste el alma”.

(J. Ortega y Gasset, “La rebelión de las masas”, 1ª parte, cap. VIII)