OTRO viernes de Anecdonet. 

En él se critica la impresión que produce en una mujer responsable la actitud del marido al estar continuamente bloqueado en frente del ordenador, haciendo NADA…

Carta a un Esposo 

 A mi querido Esposo, 
Te envío esta carta en un USB que logré colarte desde China a través de Ebay. No me preguntes cómo pero fue entonces donde conocí los dotes del Señor López, mi jefe. El Lápiz USB contiene una demostración de software para asegurarme de que la leas. 
Por favor perdona mi engaño, pero pensé que deberías saber lo que ha ocurrido en casa desde que tu súper-ordenador APPLE entró en nuestra casa y embargó nuestras vidas hace ya dos años.
 A los niños les esta yendo bien. 
Tomás ya tiene siete años y es un chicarrón. 
Ha desarrollado gran interés por las artes. 
Dibujó un retrato familiar para un proyecto del colegio y todas las figuras eran buenas pero la tuya fue excelente! La silla y tu espalda son tan realistas… 
Seguro que estás orgulloso de él. 
La pequeña Paloma cumplió 3 años en Septiembre. Se parece a ti cuando tenías esa edad. Es una niña atractiva y lista. Aún recuerda la tarde que pasaste entera con ella en su cumpleaños; ¡que día tan feliz fue para Paloma, a pesar de que llovía y de se fue la luz!. 
A mí también me está yendo bien. 
Me teñí el pelo de rubio el año pasado y ¡me fascinó descubrir que las rubias en verdad se divierten más! 
Adolfo, quiero decir, el Sr. López, el jefe de mi departamento, ha tomado interés personal en mi carrera y se ha convertido en un verdadero amigo para todos nosotros. 
He descubierto que las tareas del hogar son más fáciles desde que me di cuenta de que no te importa que te pase la aspiradora por encima en vez del plumero que te hace estornudar. La casa está limpia y ordenada. 
La primavera pasada hice pintar la sala y el estudio; no estoy segura si lo notaste. 
Antes de cubrir los muebles me aseguré de que los pintores hicieran agujeros en los trapos para que pudieras respirar y no te molestaras. Bueno, cariño, ya tengo que irme. 
Tío Adolfo, el Sr. López digo, nos va a llevar a todos a esquiar y tenemos que hacer las maletas. He contratado a un ama de llaves para que se encargue de las cosas mientras estamos fuera. Mantendrá todo en orden, llenará tu taza de café, y traerá tus comidas al escritorio, -tal y como te gusta, vida mía. 
Espero que tú y EL MAC os lo paséis estupendamente mientras estamos de viaje. 
Tomás, Paloma y yo pensaremos en ti a menudo. Trata de acordarte de nosotros entre los arranques del ordenador. 
Te ama, Letizia (Tu Esposa).